Camino de Las Chacras



   *A mis amigos de infancia                                                                   


Somos nuestra infancia. Los lugares donde transcurrió la niñez, son espacios sagrados, permanecen vivos, inalterables en el corazón y en un rincón del alma. “Las Chacras” es uno de ellos, paraíso de mi Patria chica, donde un paseo dominguero bastaba para graduarse de Biólogo, Naturalista, o Ecologista.



Parque de diversiones primero, refugio de enamorados después, fuente de inspiración siempre.

Para la crianza de hijos, reserva de leche de vaca y cabra, huerta ecológica, almacén de lo sano y natural. Lugar de encuentro y recreo, pic nic y excursiones, valle del tiempo donde descubrir la naturaleza y sus maravillas, donde aprender la música del aire, los sonidos del silencio.

Su cielo estrellado era nuestra Capilla Sixtina, su viento una llamada de la Tierra a saltar piedras, trepar árboles, a jugar en los campos sembrados con gorriones, avutardas, teros y palomas, para volver a casa con las rodillas sucias y los bolsillos llenos de ilusión.


·         “La memoria se fija en la niñez y nos da identidad: lo primero que se aprende es lo último que se olvida.  Según se pierden recuerdos uno se despide de sí mismo”.

Vallecito de las Chacras, memorias de la raíz                                                    viaje hacia mi niñez, tan lejana y tan feliz.
Obra de arte natural, lienzo y marco de juventud                                             tesoros inmortales, cantares de eterna gratitud.
El día que yo me vaya deja una paloma suelta,                                                  en su vuelo sentirás que mi alma ya está de vuelta.

*Gracias querida Vilma, por alimentar mi nostalgia.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Hermoso escrito Jaime, un deleite.Abrazo grande!
Vil Ibañez ha dicho que…

Hermoso Relato Jaime!! También me trajo muchos recuerdos de la infancia en estos pagos. Gracias por la publicación de las imágenes!!
La Urdimbre ha dicho que…
Me trajiste la infancia, sus olores y caminos con tu relato, Jaime querido! Gracias a montones!

Entradas populares de este blog

Roberto Navarro en Vigo. Una historia de encuentros

VERA-NO NO-OLVIDABLE