La imaginación al poder


En aquel tiempo una revolución germinaba en las calles de Paris, y movimientos como el “Cordobazo” brotaban  en el otoño argentino. El espíritu Hippy comenzaba a inundar el planeta, y los primeros graffitis despertaban mi interés. Todo eso y más, mientras cursaba yo el Bachillerato en el 
Salesiano  Don Bosco de Bahía Blanca.


Cierta conciencia de lo que se cocía en el mundo comencé a tomarla unos años más tarde, en el Instituto de Educación Física de Viedma. Desde la cátedra de Filosofía, un trabajo de investigación por equipo me marcó para siempre… tema: el mayo Francés, y la revuelta estudiantil que significaría un antes y un después en la Historia Contemporánea.
Medio siglo de distancia es buena medida para la perspectiva, para comprobar hasta qué punto se encarnó en la sociedad las reivindicaciones feministas, ecologistas, y hasta qué punto muchas de esas proclamas 
contra-culturales se difuminaron en el tiempo.

*  El derecho de vivir no se mendiga…*

Las pancartas de hoy han tornado hacia nuevos desafíos por los que luchar, pero en la base, los mismos ideales de libertad contra la censura y despotismo, contra todo tipo de abuso y corrupción del poder. Al mismo tiempo, lo que entonces se vislumbraba como un problema se ha convertido hoy en una triste y dolora realidad, desde la insensibilidad de los gobiernos a la catástrofe humanitaria de refugiados y países arrasados por la guerra.
¿Entonces, qué hacemos hoy?, ¿otro Mayo Francés?...y los que hagan falta, mientras no se extingan las esporas de corrupción, 
discriminación y abusos sin límite.

Hace un par de años, mientras paseábamos con mi compadre Guillermo en Paris a orillas del Sena nos preguntábamos si aquella rebelión había sido un fracaso, si quedó todo en una simple utopía de primavera, o si el triunfo del movimiento fue real, efectivo, constituyendo la antesala de un siglo 
de iluminación y cambios.

Los ideólogos de aquella revolución (Herbet Marcuse y Jean Paul Sartre, entre otros) plantearon la necesidad de una alianza entre las clases subalternas y la inteligencia universitaria, fue proclamada la libertad de amar dejando de lado los prejuicios, cambiaron las costumbres en la sociedad civil, se pidió una mayor defensa de la ecología y el medio ambiente, y sobre todo se exigía 
un cambio social, pasando del capitalismo salvaje a la 
descentralización y autogestión democrática.


*   La política pasa a la calle  *

*  Prohibido prohibir  *

El establishment siempre termina absorbiendo aquello que lo amenaza… y el Mayo Francés no fue una excepción.



Mayo Rebelde. Exceptuando las minorías que detentan el poder, todos los demás llevamos un Mayo en nuestro interior. Desde los españoles, que en ese mes iniciaron el camino de su Independencia, hasta la Argentina, porque su historia cambió a partir de un 25 de ese mes. Salvando las distancias, ambos países mantienen asignaturas pendientes, en sus respectivos marcos geopolíticos, Argentina en el cono sur, y España en la Unión Europea, incapaz de encontrar fórmulas eficaces para afrontar los desafíos actuales y futuros. Motivos?... gobiernos corruptos, falsas democracias, políticas fallidas, independentismo en aumento, desempleo, inmigración, 
refugiados, y un largo etc.

Mayo, mes de unión…título de un capítulo de mi libro Argentina en el alma, España en el corazón, que simboliza toda una declaración de intenciones. 
En el hemisferio norte, Mayo es sinónimo de flores, mujer y primavera. Esperemos que las “aguas de Mayo” caigan como una bendición, para enriquecer los campos de la conciencia, los fertilice de valores éticos y morales, para el cambio de rumbo que necesita la Humanidad.

“Nunca es tarde para ser lo que deberías haber sido”. G Elliot.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Roberto Navarro en Vigo. Una historia de encuentros

Camino de Las Chacras

VERA-NO NO-OLVIDABLE